Dermatólogos exigen aumentar el control sanitario en los tatuajes

Cerca del diez por ciento de los habitantes de los países europeos lleva, cuando menos, un tatuaje. Esta manera de expresión estética se ha extendido en los últimos tiempos, no obstante, las medidas regulativas que regulan el mercado de las tintas para tatuar no son tan estrictas como las de la cosmética. 2 de cada 3 personas que se tatúan observan una serie de efectos secundarios, siendo el más habitual, la sensibilidad al sol. No obstante, las tintas pueden provocar alergias y efectos tóxicos.

Una investigación efectuado en Dinamarca halló bacterias como el estafilococo, el estreptococo y el enterococo en el diez por ciento de cincuenta y ocho nuevas tintas. Los dermatólogos demandan que la composición de las tintas y la profesión de los tatuadores cuente con una mayor presencia de los servicios sanitarios.

Al existir una minima regulación sobre la fabricación, la distribución de las tintas y la preparación del tatuador, cualquiera puede incrustar en el cuerpo cualquier tinta. Si la tinta está mal esterilizada puede dar sitio a infecciones de bacterias, virus o bien hongos. Mas las tintas, por sí solas, pueden ocasionar reacciones alérgicas, inflamaciones y granulomas.

 

En necropsias de cadáveres que tenían tatuajes se ha encontrado que la tinta no se queda en la dermis, sino migra por el cuerpo y sus componentes pueden encontrarse en los órganos internos, ha explicado Diego del Ojo, de la Unidad de Administración Clínica del Centro de salud Universitario de Puerto Real, Cádiz.

Tintas dañinas

No obstante, aparte de las posibles infecciones, ciertas tintas pueden llegar a producir cáncer por la composición de sus colorantes, entre aquéllas que se puede hallar hidrocarbonos y aminas. En el XXVII Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV), festejado en la ciudad de París, se han presentado diferentes estudios sobre problemas médicos derivados de los tatuajes.

De entre ellos resalta una investigación efectuado en España por el equipo de Patricia Pérez-Feal, del Centro de salud Gil Casares del Complejo Hospitalario de S. de Compostela, sobre 3 casos en los que la tinta de color colorado causó prurito y también inflamación en menos de un año desde la realización del tatuaje. Las soluciones que propusierón los médicos fueron la utilización de fármacos tópicos o bien, aun, la escisión quirúrgica. Los realizadores del estudio propusieron que el inconveniente se hallaba en la composición de esta tinta roja en la que se especulaba que hubiera contaminantes como mercurio o bien cromo.

Las reglas de higiene actuales se fundamentan mayoritariamente en la esterilización de las agujas para eludir el traspaso de enfermedades infecciosas como el SIDA o bien la Hepatitis B. “En la preparación de tatuajes deberían mediar los servicios médicos para establecer exactamente en qué lugares se están efectuando de forma higiénica y con productos de calidad.

Los tatuadores deberían estar más controlados en lo que se refiere a qué vacunas y qué certificados médicos tienen. Además de esto, muchos estudios de tatuajes asimismo ofertan el borrado con láser usando instrumentos que son clasificados como equipos médicos a los que no debería acceder un perfil no sanitario”, ha advertido del Ojo.

Disminuir los efectos

La Agencia Europea de los Productos Químicos (ECHA, por sus iniciales en francés) trabaja al lado de la Comisión Europea a fin de que se mejoren las tintas y se espera que las medidas finales se publiquen a fines del dos mil dieciocho. No obstante, la reforma del control de los tatuajes debe ir más allí, contemplando el procedimiento de trabajo y previniendo las posibles reacciones alérgicas de los clientes del servicio.

“En mi profesión he atendido a múltiples pacientes que deseaban quitarse un tatuaje y he debido derivarlos al centro de salud por el hecho de que la tinta había traspasado la dermis. Presentaban los síntomas de una infección como puede ser la fiebre y, en una ocasión, un paciente fue diagnosticado de endocarditis bacteriana.

Seguramente, en el momento de hacer el tatuaje la piel no estaría bien desinficionada o bien el procedimiento de introducción de la tinta no sería el conveniente o bien la tinta estaría contaminada. Los problemas médicos con los tatuajes serán un tema esencial en los próximos años”,considera Diego del Ojo, de la Unidad de Administración Clínica del Centro de salud Universitario de Puerto Real, Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *