El entendimiento del colesterol LDL, tarea por mejorar

Unos resultados elevados de colesterol LDL se consideran como uno de los factores de peligro más esenciales para contraer una enfermedad cardiovascular. Si bien hasta el ochenta por ciento se pueden prevenir con un modo de vida saludable, siguen conviertendose en el primer motivo de muerte en este país. Pese a todo esto, gran parte de la población ignora el rol que el LDL juega para desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Para mentalizar de la relevancia de sostener estables los niveles de LDL, la Fundación De España del Corazón, así como la Fundación De España de Arteriosclerosis y en cooperación con la farmacéutica Amgen, han puesto en marcha una campaña nacional a la que se han sumado treinta centros de salud españoles: Lipid Day. Supervisar el colesterol está en tus manos.

Meta propuesta: menos de 70 mg/dl

“Esta iniciativa desea fortalecer este mensaje en las personas que hayan tenido un inconveniente cardiovascular, en las que es más esencial que el LDL esté en especial bajo. Y esto solo se logra en más o menos la mitad de estas personas”, explica Emilio Ortega, especialista en Endocrinología y Alimentación del Centro de salud Clínico de Barna.

El control es en especial esencial en esta población, en tanto que los estudios prueban que las posibilidades de padecer un segundo infarto se acrecientan hasta en un cincuenta por ciento cuando los niveles de colesterol LDL no son los perfectos. En ellos la meta ha de ser inferior a setenta mg/dl. Y es que, en estos pacientes de altísimo peligro cardiovascular, cada reducción de cuarenta mg/dl en los niveles de colesterol LDL reduce el peligro relativo de sucesos cardiovasculares entre un veinte y un veinticinco por ciento.

“En este caso, no tratamos el colesterol pues esté alto, sino más bien por el hecho de que la disminución del colesterol es, por sí sola, una de las medidas más eficientes para evitar otro inconveniente cardiovascular a consecuencia de unas arterias que están dañadas” explica Ortega. “Todas las personas que hayan sufrido ciertas formas más frecuentes de enfermedad cardiovascular, siendo el paradigma de ellas el infarto de miocardio o bien el ictus, deberían percibir tratamiento para reducir de manera significativa su colesterol.”

 

Ajustando el nivel individualmente

Conforme los últimos datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), pertinentes a dos mil dieciseis, prácticamente el treinta por ciento de las muertes en este país se deben a enfermedad cardiovascular, un porcentaje que, aunque se ha reducido en tres con seis puntos con respecto al año precedente, prosigue siendo significativo.

En el caso de Cataluña, se hallan bajo la media de España, con un veintiseis con siete por ciento del global de sus fallecimientos por motivo cardiovascular. Además de esto, el Estudio de Alimentación y Peligro Cardiovascular en España (ENRICA) revela que más de la mitad de la población de España tiene hipercolesterolemia (colesterol total ≥ 200mg/dl), mas solo uno de cada 2 está diagnosticado.

El incremento del sobrepeso y la obesidad, como la carencia de ejercicio, hacen que su prevalencia en los últimos tiempos esté incrementando. “Pero es esencial decir que los niveles de colesterol no deben ser exactamente los mismos para todas y cada una de las personas. Hay que tener en consideración otros factores para establecer cuales habrían de ser los niveles adecuados” explica Emilio Ortega.

“Así, por poner un ejemplo, para una persona que haya tenido un inconveniente cardiovascular tener un colesterol total de ciento noventa puede parecer que es un buen resultado, mas habría de ser considerablemente más bajo. En cambio, para alguien de setenta y cinco años sin inconveniente cardiovascular, un nivel de doscientos cuarenta a lo mejor no es malo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *