Hepatitis C: Nuevo sistema de detección rápida en menos pasos

El Centro de salud Unversitario Val de Hebrón, de Barna, en cooperación con la Gerencia Territorial de Barna del Instituto Catalán de la Salud (ICS), ha incorporado un sistema de detección veloz del virus de la hepatitis C (VHC) que deja facilitar de 6 a 3 las etapas del diagnóstico de la infección por el virus.

Hoy en día, la senda común para determinar el diagnóstico comienza con la cita al especialista de atención primaria (primera etapa). Si este intuye, pide la detección de los anticuerpos del paciente a un laboratorio especializado, como el del Val de Hebrón.

El paciente debe regresar al centro de atención primaria en otra ocasión para efectuar la extracción de sangre (segunda etapa). La muestra se examina en laboratorio y, si se advierten anticuerpos, se informa al profesional de primaria a fin de que se haga otra extracción con la que poder valorar la carga viral; el paciente de nuevo va al centro de primaria a fin de que el profesional le comunique el resultado de la analítica en una visita (tercera etapa) y se someta a otra extracción (cuarta etapa). Si se confirma el virus, se visita nuevamente al profesional de primaria, que le comunica el resultado (quinta etapa) y le programa una visita en un centro hospitalario (sexta etapa).

 

Proceso sin finalizar

Francisco Rodríguez Frías, jefe del laboratorio de Nosología Hepática de los Laboratorios Clínicos del convocado centro de salud y también estudioso primordial en el Conjunto de Investigación en Enfermedades Hepáticas del Val de Hebrón Instituto de Investigación (VHIR), “este periplo de 6 etapas hace que bastantes personas que tienen el virus se queden por el camino y no sea posible diagnosticarles.

Estudios internacionales apuntan que más o menos el cincuenta por ciento de las personas no finalizan todo el proceso”. Por esta razón, “hemos desarrollado un protocolo de solo 3 etapas para facilitar la detección del virus y de esta forma lograr que considerablemente más pacientes tengan acceso a los tratamientos”, agrega.

En este momento, cuando en los laboratorios del Val de Hebrón entra una muestra de sangre (la persona ya ha efectuado 2 etapas: visita al profesional de medicina de atención primaria y extracción de sangre), si se advierten anticuerpos se valora de forma directa la carga viral. Si es positiva se aconseja a este profesional que derive de manera directa al paciente al centro hospitalario (tercera etapa). Como apunta Rodríguez Frías, “es el primer sistema de esta clase que se incorpora de forma estandarizada en Cataluña”.

 

Experiencia acumulada

Tras 5 meses desde la implementación del programa, ya se han analizado trescientos ochenta y siete muestras de personas mediante este sistema. De estas, ciento noventa y tres personas presentaban cargas virales detectables (cuarenta y nueve con nueve por ciento) –es decir, infección crónica por VHC– y el sesenta por ciento ya tenía lesión en el hígado. “Si no se hubiese incorporado este procedimiento diagnosticado seguramente la mitad de estos pacientes habrían quedado sin diagnosticar”, destaca el especialista.

En España, se calcula que el cincuenta por ciento de los inficionados (unas quinientos cincuenta personas) presentan el virus activo. Entre estos últimos, el sesenta por ciento no están diagnosticados y, en consecuencia, presentan un elevado peligro de desarrollar hepatitis. “Los tratamientos antivirales de acción directa ofrecen una tasa de contestación de más del noventa y cinco por ciento. En consecuencia, el reto ya no está tan orientado en desarrollar nuevos tratamientos como en diagnosticar al elevado número de personas que no conocen que están infectadas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *