La terapia génica aún en sus inicios, tiene muchos años para mejorar

La terapia génica ha sido uno de los temas destacados en la jornada de capacitación en biotecnología preparada por el laboratorio Biogen en cooperación con la Asociación de Comunicadores de Biotecnología (ComunicaBiotec). Juan Antonio García Merino, jefe de Medicina neurológica en el Centro de salud Puerta de Hierro, en la villa de Madrid, y Exuperio Díez Tejedor, presidente de la Sociedad De España de Medicina neurológica, han explicado que la terapia génica está aún más próxima a la esperanza que a la realidad.

En una jornada que ha estado controlada por José A. Plaza, vicepresidente de ComunicaBiotec y organizador de redacción de DM, García Merino ha explicado por qué razón todavía queda mucho recorrido que hacer: “Funciona en animales, mas en clínica humana existen muchos inconvenientes y, por el momento, las cosas están bastante verdes. Si bien tiene años todavía está en sus inicios”, ha señalado de comienzo. El rechazo inmune es una de las primordiales trabas.

Díez Tejedor confirma lo dicho por su compañer: “La terapia génica, que se prueba en diferentes campos, está muy cuestionada”. A pesar de ello, en medicina neurológica hay múltiples líneas de investigación abiertas: relación entre proteínas y sinapsis, activación transcripcional, trabajos con células mesenquimales sebosas, con relevancia en los últimos tiempos de las alogénicas…

De entrada se pensó en terapias génicas para nosologías degenerantes, mas Díez Tejedor apunta que “es donde menos se marchan a aplicar”. De momento, piensa que existen muchas más posibilidad de prosperar en diagnóstico que en terapia, y acepta que, de forma paralela, se espera mucho de la edición genómica y las herramientas CRISPR.

El jefe de Medicina neurológica del Centro de salud Puerta de Hierro ha comentado, al lado de las terapias génicas, de las técnicas biotecnológicas que más dan de qué hablar: silenciamiento de genes, bioinformática, caracterización molecular de enfermedades, genética preimplantacional, transgénesis animal, biomarcadores… El presente está aproximadamente claro, mas ¿y el futuro? “Predecirlo es complicado, mas hay cuestiones encima de la mesa, como frenar el envejecimiento, empleo de bioprótesis, desarrollo de la inteligencia artificial, medicina regenerativa, empleo de big data…”.

Tanto García Merino como Díez Tejedor han opinado del riesgo de ir excesivamente lejos, de entrar en prácticas distanciadas de la patentiza, con muchas dudas clínicas y con inconvenientes bioéticos: “En ocasiones hay estudiosos no médicos que fantasean demasiado en medicina: biólogos, ingenieros, etc.”, apunta el jefe de Medicina neurológica del Puerta de Hierro, señala: “Quizá hay inconvenientes que no se pueden salvar. Hay líderes que charlan de la inmortalidad, empresas que engañan con cosas como la parabiosis…”.

El presidente de la SEN insiste en esta idea: “En ciencia hay personas salvaje que se pone medallas y se confunde. Brutalidades se prosiguen haciendo: hay cosas de ciencia ficción, mas de terror”.

Hay mucho campo por explorar en el campo biotecnológico aplicado a la medicina: reprogramación de células adultas, estudios en telómeros, creación de órganos artificiales, avances en epigenética y aplicaciones nanotecnológicas están en una larga lista que todavía debe afianzar el paso de la teoría a la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *